• Reseña Histórica












El gran legado cultural de Izalco, parece no tener fin. En agosto, además de la gran fiesta dedicada a la Asunción de María, se suma esta otra, de dimensiones no menores y cuya importancia dentro del Común de Izalco, es muy relevante. Posee la Comunidad Indígena de mi pueblo, a la Sagrada Efigie de Nuestra Señora "María de los Angeles" o "Virgen de las Mariítas", con la que los izalcos celebran al símil sincrético de ¿la Virgen de Guadalupe?: La Madre Tonantzin o "Madre Divina de América".

Antes de la llegada de los españoles a nuestras tierras, los indígenas celebraban justo cuando el sol estaba en su cénit, una fiesta dedicada a él; estas ceremonias por ende, siempre ocurrían en los primeros días de agosto, cuando el astro sol alcanzaba este punto de intersección. Recordemos que nuestros antepasados tenían gran conocimiento en los asuntos astrológicos.

Según Mario Másin (+), Ex-Alcalde del Común, su nana le contaba que previa llegada de los conquistadores a Izalco, dichas ceremonias se realizaban en el terreno donde se construyera la antigua Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción; para los misioneros no podía ser ningún sitio mejor que éste, donde lograr su gran objetivo de aniquilar el "paganismo" de los nuestros y por ello levantaron la gran edificación cristiana en ese mismo lugar y que tanto dio de qué hablar en aquéllos tiempos, debido a lo soberbio de su diseño e importancia adquirida por la religión católica colonial.

Pero tal y como sucedió con todos los intentos de los misioneros por quitar de la mente y del corazón de los conquistados su religiosidad, éste falló y los rituales siguieron efectuándose, pero de manera "disfrazada", me aseguraba Don Mario. Y en efecto, los historiadores nos ilustran sobre el origen de la veneración a la figura guadalupana con la que la "Virgen de las Mariítas", está relacionada según el pensamiento del Común de Izalco:

"Desde la época prehispánica, el Tepeyac había sido un centro de devoción religiosa para los habitantes del valle de México. En esta eminencia geográfica localizada en lo que fuera la ribera occidental del lago de Texcoco se encontraba el santuario más importante de la divinidad nahua de la tierra y la fertilidad. Esta diosa era llamada Coatlicue (náhuatl: cóatl-cuéitl, 'Señora de la falda de serpientes' ), que por otros nombres también fue conocida como Teteoinan (náhuatl:téotl-nan, 'dios-madre' ‘Madre de los dioses’) o como se le refiere en Izalco: Tonantzin (náhuatl: to-nan-tzin: 'Nuestra venerable madrecita').

El templo de Tonantzin Coatlicue fue destruido completamente como resultado de la Conquista. Conocedores de la importancia religiosa del santuario indígena del Tepeyac, los franciscanos decidieron mantener en el lugar una pequeña ermita. Tal decisión, ocurrió en el marco de una intensa campaña de destrucción de las imágenes de los dioses mesoamericanos, a los que se veía como una amenaza para la correcta cristianización.

Uno de los primeros registros sobre la existencia de la ermita es de la década de 1530. "Al templo iban los indígenas siguiendo la tradición prehispánica", cita una fuente. Dos décadas más tarde, no sólo los indígenas acudían a la ermita del Tepeyac a venerar por medio una imagen pintada - según documentos de la época- a la Virgen María, sino que la devoción hacia la Imagen se había extendido entre los criollos hacia la mitad del siglo XVI.

La tradición católica cree que la aparición de la Imagen de la Virgen de Guadalupe fue en 1531, diez años después de la caída de México-Tenochtitlan (aunque no hay documentos de esta aparición hasta en el siglo XVII).

Aún con las pruebas científicas que confirman la antigüedad del manto, "hay quien todavía piensa que la imagen que se veneraba en 1530 no es la imagen mariana que se encuentra en la actualidad en el Altar Mayor del santuario del Tepeyac". Lógico es pensar entonces que tal devoción prehispánica llegara a Izalco con el viaje de nahoas mexicanos hacia nuestras tierras.


Todo este sustento histórico, es el que a nuestro juicio da crédito a lo expuesto por Don Mario Másin, quien a la vez aseguraba que a todo ello se debe, que tras la ruina de la primera Iglesia de Asunción, no sea casualidad que hacia el Oriente de ese recinto, se haya erigido una gruta para celebrar a la Virgen de Guadalupe, algo que cuesta pensar que se trate de una mera coincidencia.

Por ello, la Efigie de "María de los Angeles" no se celebra en diciembre, sino cuando "el sol llega a su cénit" tal y como se explicó antes. Resumimos pues, que la actual Efigie de la "Virgen de las Mariítas", sea la real representante de la ya mencionada Tonantzin. Pero ¿Por qué la llama el Común de Izalco, Virgen de las Mariítas? Primeramente debemos aclarar que la Efigie de "las Mariítas" no pertenece a ninguna Mesa Altar o Cofradía en sí, ya que el Común de Izalco, a esta estructura religiosa, la refiere como "La Fiscalía de las Mariítas".

Esto se debe a que otrora, la Imagen debía permanecer por tradición en la casa de residencia del indígena que fungiera como "Fiscal de la Alcaldía del Común"; este era un cargo muy importante, ya que su función era nada más ni nada menos, que fiscalizar que todas las Cofradías respetaran lo tradicional de sus fiestas, así como también, vigilar que tanto el Alcalde del Común como el resto de miembros de la Alcaldía del Común, cumplieran efectivamente con sus quehaceres dentro de la comunidad. -fotografía derecha por Mauricio Peralta-.

Ha sido tradición de la Fiscalía que llegado el 11 de agosto, justo por la tarde, cuando son las vísperas de su fiesta, que la mística Efigie sea llevada en hombros en solemne Procesión por niñas del Común, conocidas como "Mariítas". Acá se alude al hecho que muy bien documenta Herrera Vega en su "Expresión Literaria de Nuestra Vieja Raza", donde expone que llegados los españoles y al emprender su misión, también se procedió a dar "nombre cristiano" a los conquistados, y resultó ser que para el caso de las mujeres, resultaba difícil encontrar nombres adecuados en aquellos tiempos, por lo que comenzó a llamárseles "María" genéricamente.

"Mariíta" viene a ser la "niña" del Común de Izalco. La tradición exige que "María de los Angeles", sea llevada en hombros exclusivamente por niñas entre 8 y 12 años -requisito que en nuestros días, lamentablemente se ha perdido-, vestidas a la usanza tradicional, es decir, refajo y huipil; jamás ha de ser llevada por hombres o mujeres, de ahí su folclórico nombre de "Virgen de las Mariítas". Todavía hacia mediados de los años 60´s, el Común de Izalco refería a esta muy singular Procesión, como "La Entrada de las Marías".

El resto de señoras del Común han de acompañar la Procesión. "En los buenos tiempos, cada mujer lucía sus mejores galas, según era su rango dentro de la Comunidad Indígena, ya que era considerado, como uno de los días más importantes del año", me aseveraba Don Mario Másin. Todavía hoy, la Procesión ingresa a la Parroquia Asunción y "María de los Angeles", permanece en el lugar hasta el día siguiente; luego es Procesionada de nuevo hacia su Fiscalía. En este punto, Don Mario Másin me explicaba el sentido de esto: "Tonantzin tiene que estar en sus recintos llegado el cénit, aunque la modernidad ignorante no sepa de qué se trata". Dato para mí, más que apasionante!

Don Tito Reyes Pásin, Ex-Alcalde del Común, muy satisfactoriamente me narra que en 2010 se logró rescatar la tradición de llevar a la "Virgen" bajo palio, sostenido sus varales por cuatro tenantes -fotografía de la izquierda-, tal y como era "el costumbre".

Todavía hoy, se recibe a los visitantes de su fiesta con fresco de canela u horchata y marquesote, sin faltar la música de marimba de arco y los cohetes de vara que alegran el ambiente.

Cerramos este apunte, diciendo que previa Procesión, se espera la llegada de la "Entrada de Candelas", una tradición muy relevante, donde señoras del Común, han de llevar candelas de cera como ofrenda y que servirán para "velar" a la "Virgen de las Mariítas", así como para ser usadas en su Altar durante el resto del año.

Igualmente, se ha logrado que la Danza de Moros y Cristianos, acompañe la Procesión para darle más realce a la misma.

María de los Angeles" o "Virgen de las Mariítas" -Tonantzin-. Imagen Titular de -Fiscalía-. Tecpan -Asunción Izalco-.