• Reseña Histórica
  • Su Cofradía en Izalco

Nació en Santo Ángel –Macerata-, en 1245. Su vida adquirió protagonismo a temprana edad; a los 12 años se integró a los Agustinos donde aprendió a leer y escribir; luego se convirtió en novicio en San Ginesio. En su formación debemos resaltar que alcanzó un nivel académico bastante respetable; en la ciudad de Tolentino cursó Filosofía y Teología.

El 22 de marzo de 1282, fue ordenado sacerdote. Leyendo su biografía, se apunta: “Debe haber tenido una viva inteligencia y un buen conocimiento de la Sagrada Escritura y de la Teología, ya que obtuvo la facultad de predicar, lo que en aquellos tiempos, se concedía sólo a quien estaba verdaderamente preparado y después de un riguroso examen”. Se sabe que por su “suave y fascinante” manera de predicar, fue enviado a muchos lugares donde llegó a ser muy bien reconocido.

Su nombre eclesial se debe a que sus últimos 30 años, los vivió en el convento de los Agustinos, precisamente en la ciudad de Tolentino, donde murió el 10 de septiembre de 1305 y por esto, la Santa Iglesia, dedica esta fecha para celebrar y honrar a este célebre Santo. Su historia nos dice que una vez muerto, en la Iglesia de San Agustín se expuso su cuerpo a la veneración de los fieles en una caja de madera, ya que para muchos, antes de su beatificación, ya era considerado un Santo, debido a las cualidades observadas en él y que se resumían así:

1) Una intensa oración y penitencia, en la perfecta vida con los demás miembros de la comunidad religiosa, característica del monacato agustiniano; 2) Incansable ministerio de la misericordia y de la gracia de Dios por medio de la predicación y el Sacramento de la Reconciliación; 3) Incansable y alegre servicio a los hermanos, especialmente a los más necesitados: enfermos, pobres, familias en dificultad.

Veamos lo sucedido con su cuerpo una vez falleciera: “Hacia mediados del siglo XIV, el cuerpo fue ocultado en un lugarcillo del subterráneo y se perdió la memoria de su exacta ubicación; después de varios intentos y excavaciones en la segunda mitad del siglo XIX y en la primera mitad del XX, fueron encontrados sus restos y repuestos a la veneración de los devotos en la cripta que está bajo El Capellone, construida para esto entre 1926-1932.

¿Por qué se ocultó el cuerpo? Todavía es un misterio histórico. Probablemente fue un intento de robarse los venerables despojos. Los brazos, ya sacrílegamente arrancados del cuerpo, fueron recuperados y puestos en dos preciosos relicarios custodiados dentro de una caja de seguridad de hierro y expuestos a la veneración de los fieles, en la llamada "Capilla de los Santos Brazos".

El resto del cuerpo, fue escondido bajo tierra, para prevenir otros intentos de robo. Los brazos se unieron al resto del cuerpo después de haber encontrado este último, el 4 de febrero de 1926. En el curso de los siglos, los brazos emanaron sangre varias veces. De dichas emanaciones se conservan testimonios precisos y descripciones hechas en los procesos canónicos oficiales establecidos por las autoridades”
.

Por iniciativa de los Agustinos, el Papa Juan XXII (1316-34), ordenó el proceso de su canonización, que se hizo en 1325. Nicolás fue oficialmente declarado Santo hasta el 5 de junio de 1446, por el Papa Eugenio IV.

Su culto se extendió de manera muy rápida por todo el mundo, incluso en América debido a sus grandes dones para curar y hacer muchísimos milagros, todos comprobados y que en muchos casos, los hiciera estando vivo. Los devotos acudían a su tumba en tal número de todas las regiones de Italia que el Papa Bonifacio IX, el 1 de marzo de 1400, concedió la Indulgencia de la Porciúncula a la iglesia de San Agustín -El Capellone-, para el domingo siguiente al 10 de septiembre, fiesta litúrgica del Santo a la que los fieles llaman "El Perdón de San Nicolás".

Actualmente, es la fiesta más solemne y popular del Santo. Un signo de la devoción a San Nicolás son los "Panecillos de San Nicolás". En el santuario de Tolentino, los fabrican de harina de trigo no fermentada, en la forma característica. La tradición de comer un pan bendito para pedir gracias al Señor por intercesión de San Nicolás, se relaciona con el hecho de su instantánea curación por obra de la Virgen María. En la Basílica de San Nicolás de Tolentino, los panecillos se bendicen solemnemente el Cuarto Domingo de Cuaresma, llamado "Fiesta del Pan de San Nicolás" con motivo del Evangelio de ese día; luego se distribuyen a los fieles presentes, pero están disponibles en cualquier época del año.

San Nicolás es considerado en Izalco Abogado contra las pestes y además, médico. Su Cofradía lamentablemente ha desaparecido, por lo que su fiesta, rara vez se celebra. Buscando datos, me aboco a Dolores Izalco y entre matorrales en el barrio de Santa Lucía, encuentro el humilde rancho de Teresa Musto, Mayordoma de la Mesa Altar dedicada a Él; muy dispuesta, me cuenta que San Nicolás, ha estado bajo su tutela desde hace muchísimo tiempo, tras la muerte de su padre.

Nos narra nuestra longeva izalqueña, que llegándose el día de la fiesta del Santo, suelen aparecer muchos pájaros en el patio de esta extinta Cofradía. Esto según ella, se relaciona con la paloma que yace sobre la mano izquierda de la Imagen titular, cuya talla ha sido ubicada hacia antes del año 1600. -foto derecha-.

Además de esta Imagen titular, la Mesa Altar también posee otra de dimensiones menores que curiosamente es la más popular para los izalqueños; a ésta, el pueblo la conoce como "San Nicolasito". Se suman a sus haberes, el Crucificado e Insignia respectivos con los que junto a éste último, se hace representar en la Centenaria Procesión de los Cristos cada Jueves Santo. Se teoriza que estas Imágenes datan de la misma época de la efigie principal.

Algunos escritos sugieren que San Nicolás de Tolentino fue incluso Patrono de Izalco, pero leyendo y buscando información al respecto, nada de cierto encuentro; tampoco la tradición oral recuerda que ese haya sido el caso. Pero sí es constatable -según el historiador Pedro Escalante Arce-, que su Cofradía aparace en los listados oficiales de las Mesas Altares de Izalco del siglo XVIII.

En cuanto al singular "San Nicolasito" -fotografía izquierda-, su iconografía corresponde a la historia de su vida, la cual cuenta que San Nicolás se mortificaba en señal de penitencia, contemplaba un Crucifijo para que las almas que expiaban sus penas en el Purgatorio, alcanzaran más pronto el perdón de Dios.

Acá me viene a la memoria, lo que un día mi abuelo me dijera cuando de niño, le preguntara sobre el motivo del lazo que porta la Imagen en su diestra y el Cristo respectivo en su siniestra. La respuesta obtenida, fue la misma que precisamente Don Felipe Pilía Chile de 89 años me diera en su momento:

"San Nicolasito en un Santo bien bravo y delicado... con ese lazo castiga a todos los cipotes malcriados y a todos los que andan en malos pasos..."
respuesta que desde luego carece de razón, pero que me da motivo a pensar que esa ha sido desde siempre, la interpretación folclórica hacia la iconografía de la efigie del Santo, acá en Izalco.

Asimismo, su presencia el Jueves Santo como ya se dijo, es un misterio sin resolver, ya que no encuentro relación alguna de San Nicolás con la Semana Santa izalqueña. Algunos han intentado dar un explicación sensata, pero a fuerza de ser sinceros, carecen de objetividad, por lo que no podemos explicar aún su razón de ser en el Centenario Cortejo. Pero sí efectivamente, puede tener relación con la "Fiesta del Pan de San Nicolás", celebrada como hemos visto, el Cuarto Domingo de Cuaresma y quizá por ahí, los españoles lo hayan incorporado al escenario de Semana Santa acá en Izalco.

Lo que sí recordamos muy bien, es cómo hacia los años 80, "San Nicolasito" era llevado en hombros por hombres y/o cipotes pertenecientes al grupo de miembros del Común que cargaban a los Cristos foliares en la citada Procesión; pero, debido a varias circunstancias, entre ellas el descuido que provocaba que más de alguna vez la Imagen resultara dañada tras la larga jornada, la HJN tomó cartas en el asunto y ahora designa a un grupo de socios jóvenes a llevarlo, a fin de no perder su tradicional y misteriosa presencia.

Aprovecho la oportunidad de preguntarle a su Mayordoma -foto derecha-, sobre su participación el Jueves Santo y me cuenta: "Antes, San Nicolasito iba detrás de la Procesión de Jesús Nazareno, porque "con su lazo apura a todos los que por el cansancio, se van durmiendo o quedando atrás", ya en horas de la madrugada en tan larga Procesión". Esta es otra explicación folclórica muy propia de mi gente.

En otras palabras, nuestra longeva Mayordoma, me afirma que la Efigie no era procesionada junto a los Crucificados foliares tal y como se hace actualmente al frente de la procesión, sino más bien, iba ¡tras las Andas del Nazareno!




Y esta cuestión, también era apoyada definitivamente por Don Tito Bernardo Velásquez (+) izalqueño e investigador y quien en vida, fuera otro personaje interesado en los asuntos culturales de su pueblo. Veamos cómo en torno a este asunto, en un artículo suyo titulado: "La Procesión de los Cristos. Una Procesión Maya", nos hace la siguiente aseveración:

"Detrás de los Cristos iba la imagen de Jesús Nazareno y detrás de esta la de San Nicolasito, que nada tenía que ver con la Semana Santa, pero que los izalqueños sacaban en las procesiones porque era el Santo Patrono del pueblo"
. SIC

Esto nos lleva a sacar dos conclusiones: 1) Según él, San Nicolás de Tolentino en algún momento fue Patrono del Pueblo y, 2) Su presencia en Procesiones, no se limitaba a la del Jueves Santo, sino que da a entender que esta efigie salía a las calles en otras de importancia debido a su alto rango en el pueblo. Entendemos para el caso, las Procesiones Patronales y las del resto de Mesas Altares.

En cuanto a esto, más de alguno me recuerda cómo "San Nicolasito" era parte del Altar de la tradicional "Vela de los Santos" en Miércoles de Dolores, o incluso dicen que era parte del Vía Crucis Procesional del Sexto Viernes de Cuaresma.

Acá nuevamente, puedo inferir la tradición española de San Nicolás en Cuaresma y muy probablemente importada a nuestro suelo.

Pero, he aquí que al consultar sobre el asunto, no todos mis informantes apoyan el dato ya que dicen nunca haber sido testigos de esto; aunque curiosamente, su Mayordoma como vemos, sí sostiene la extraña posición estructural de la Imagen en la Procesión de los Cristos.

Actualmente, llegado el 9 y 10 de septiembre, no se celebra la fiesta por falta de apoyo, al punto que los vecinos del barrio Santa Lucía donde desde hace mucho tiempo ha estado la Mesa Altar, ya no hicieron ni siquiera el rezo de rigor. A este problema se debe precisamente, la participación irregular el Jueves Santo de su Crucificado e Insignia.


        "San Nicolasito". Efigie presuntamente "de Demanda" en su Mesa Altar, una de las más populares de Izalco.


                                                San Nicolás de Tolentino. Titular de Mesa Altar. Dolores Izalco.