Por Edgar Avelar
¿Dónde va a estar Jesús el Domingo?
Esta es la pregunta de rigor que durante la Cuaresma, hacen los izalqueños intentando ubicar el sitio de Velación de Jesús Nazareno; una tradición que al igual que muchas otras, los ancianos del pueblo dicen ser muy antigua, pero desconocen a ciencia cierta su origen y datación.

Las Velas de Jesús Nazareno, son una expresión cultural y religiosa izalqueña, ÚNICA A NIVEL NACIONAL.

El preámbulo de esta riqueza cultural, ha de iniciar desde el Martes de Carnaval -el día previo al Miércoles de Ceniza-.

Básicamente, son dos actividades las que dan vida a la Cuaresma izalqueña: las Pasadas de Jesús Nazareno y las respectivas Velas.

La tradición oral nos cuenta que a Jesús Nazareno siempre le fueron hechas sus Velaciones desde los principios de su extinta Cofradía y ahora Hermandad. Pero lamentablemente, no hay rastros documentales que las ubiquen en el tiempo y en el espacio. El Prof. Alfredo Calvo Pacheco (+), investigador y amante de la tradición izalqueña en un escrito aún inédito, a este respecto apunta lo siguiente:

"Antiguamente La Cuaresma estava dividida así: "La Semana Vieja; La Semana de Lázaro; Semana de Dolores; Semana Santa; y La Semana de Pascua. En la casa de La Mayordomía durante los Viernes se rezaban los Viacruces ante la Imágen de Jesús Nazareno, eran atendidos con chilate, dulce de melcocha, café con pan de maíz o chocolate". SIC

El término "antiguamente", nos deja a la deriva en nuestro intento de datar correctamente el origen de las tradicionales Velas de Jesús Nazareno; el apunte anterior, lo hemos traído a colación debido a que el Prof. cita literalmente al chilate, bebida infaltable durante las Velaciones que intentamos documentar en este escrito. Y con ello, tenemos ya nuestra primera inquietud:

¿Será que el Chilate es una bebida que desde siempre se utilizó en la extinta Cofradía para todas sus actividades o, primordialmente se utilizó solamente para las "novenas" y luego se incorporó a la Velas? Esto es algo que ni los ancianos de Izalco, se atreven a responder.

Por su parte, Don Tito Velásquez (+), nos proporciona un dato más que interesante al dejar en claro, que la forma en la actualmente se desarrollan las velaciones del Señor, difiere con respecto a la que en un monento dado en la historia era "lo tradicional"; cita Don Tito en un Artículo titulado "La Procesión de los Cristos, una Expresión Maya", lo siguiente:

"Por lo regular la imagen de Jesús es colocada en una ramada de palmas de coco en la calle, frente a la casa del dueño de la Vela, y la escultura se adorna con palmas y flores de coyol, aunque algunas personas contratan a expertos para que la coloquen en un altar, siempre bajo la ramada." SIC

Como sabemos, actualmente las Velas de Jesús Nazareno se realizan dentro de la casa de habitación del-a oferente. No sabemos en qué momento dejó de realizarse la Velación bajo la tradicional enramada.
En todo caso, debieron ser Altares sencillos, muy a la usanza tradicional, es decir compuestos por papel de china y papel razgado pintado y la infaltable flor de coyo y/o corozo, junto al respectivo incienso..

Aunque también la expresión: "por lo regular" en su apunte, no es determinante para afirmar que siempre se hizo de esa manera. Muy curioso es anotar, el detalle del adorno que cita Velásquez. Pero bueno, describamos las actividades actuales: durante la Cuaresma, llegadas las 7 de la noche, Jesús Nazareno ha de salir desde sus recintos en tradicionales y muy concurridas "Procesiones", hacia la casa de habitación del oferente de la Vela: un devoto-a quien tras "La Promesa" hecha a Jesús Nazareno por algún milagro o favor recibido, ofrece su casa para recibir la "Santa Visita" del Señor.

A esta singular Procesión, el Izalco Piadoso la refiere como "La Pasada" -es decir, el traslado de la Imagen del Nazareno hacia su Vela-. Infaltable es al frente de la misma, la presencia de dos personajes indígenas, quienes con su pito y tambor anuncian el Paso de Jesús. Las marchas fúnebres acompañan su camino y el pueblo devoto con velas encendidas, justo tras el Anda Procesional, camina durante el trayecto hasta llegar a la casa en cuestión.

Actualmente, sólo los miembros de la Hermandad, cargan en hombros las Andas Procesionales, luciendo su vestimenta oficial: camisón y gorro morado, toalla, lazo y guantes blancos respectivamente. Todavía hacia finales del siglo pasado, ésta no se usaba en Cuaresma ya que se cargaba "de particular".

Las Pasadas, regularmente tienen una duración de 2 horas y debido a que las velaciones han de realizarse los respectivos domingos cuaresmales, éstas se llevan a cabo durante los sábados, a excepción del día "Martes de Carnaval", ya que el Miércoles de Ceniza, por tradición, ha de realizarse la primera Vela del Nazareno. Los Lunes de Cuaresma se realiza otra "Pasada" a la misma hora de las sabatinas, con el objetivo de trasladar a la sagrada efigie a su Ermita.

Muy importante este dato que nos refiere hacia principios de 1900: "... en esos tiempos solo había cuatro Velaciones y el resto de los gastos los hacían los Mayordomos". (Luciano Galina) SIC Vemos acá cómo desde sus inicios, parte del objetivo de estas Velaciones, es recaudar fondos para sufragar los gastos de 15 días de fiesta de la Cofradía, ahora Hermandad.

Volvamos a nuestra descripción: Llegada la Procesión a la casa de la Vela, El Nazareno es colocado en su Altar sobre un petate, tal cual manda la tradición -enfatizamos que será dentro de la casa-; el Altar ha de ser una representación de algún pasaje bíblico protagonizado por Él.

Se retira el pueblo devoto y se espera al próximo día. Importante es citar que todavía hoy, en la mayoría de las casas de Velación, observamos al frente de éstas, la tradicional "ramada" -citada anteriormente por Velásquez-, construida con "horcones" y como techo hojas de coco, bajo la cual se ha de ofrecer la singular bebida y dulces a todos los visitantes del Señor, al día siguiente.

Amanece el esperado domingo y desde muy temprano, suenan las marchas fúnebres; se han abierto ya, las puertas de la casa de la Vela; el pito y el tambor acompañan al Nazareno y frente a su Altar, se ha colocado un plato donde se recoge las limosnas que el Izalco Piadoso ha de ofrendar con su visita.


Velación en el Templo de San Felipe, Antigua Guatemala
Salvo el caso de las limosnas, la escena nos lleva irremediablemente hacia Guatemala, donde efectivamente durante la Cuaresma, los viernes y algunos días especiales, de igual manera se realizan velaciones tanto en la Ciudad Capital como en la Antigua Guatemala.

Pero cabe aclarar que en el vecino país, nunca los Nazarenos visitan casas particulares, sino que sus Velaciones han de realizarse en sus respectivos Templos según calendario estipulado, debido a la gran cantidad de Nazarenos con las que el vecino país cuenta. En Guatemala, igualmente se Vela a Dolorosas y otras efigies sacras.

Al respecto, leamos el siguiente apunte: "Cada primer viernes de Cuaresma se realizan en Antigua Guatemala las llamadas velaciones, una de las más bellas y auténticas expresiones religiosas y de arte popular religioso que se llevan a cabo actualmente en Guatemala.

Las velaciones son el preámbulo o preparación de las procesiones cuaresmales, y tienen por objeto exponer al culto y veneración, la imagen que saldrá en la procesión. Durante una velación, los fieles llegan al templo a acompañar a la imagen, rezándole y solicitándole gracias, tal cual si se tratara de una velación mortual, o una visita de consideración, “debemos acompañar a Jesús en su pena”, suelen decir las viejitas en La Antigua, acompañando a la imagen de Jesús o de la Virgen María en la iglesia una buena parte de la noche. Las velaciones antigüeñas son armadas en la parte frontal de las iglesias y son una especie de montajes teatrales o instalaciones elaborados por los artistas altareros. Su fin es didáctico, ya que buscan difundir un mensaje religioso relacionado con la vida o pasión de Cristo o la Virgen"
. SIC ( María Elena Schlesinger )
Tratando de hilar la relación que tiene la tradición izalqueña con la chapina, en amena comunicación, me cuenta Fernando Urquizú, historiador de Guatemala y gran conocedor de estos temas, que en su país, el origen y sentido de una Velación obedece a una Vigilia de oración previa realización de una Procesión.

Y, agrega que: "esto, está relacionado con los Novenarios que el último día se realizaban con más pompa para fijar el conocimiento en los fieles y el comportamiento social; así, los Viernes de Cuaresma habían Novenarios titulados "Los Siete Viernes de Jesús Nazareno", que son derivados de las 14 Estaciones del Via Curcis y los 14 Misterios de la Via Matris.

Entonces, hay 7 Viernes y el último día se corría porque era Viernes Santo a Lunes Santo con Jesús de la Merced y Miércoles Santo con Jesús de Cancelaria, y de esto, se derivó también las Visitas a los Sagrarios o Monumentos que permancecián en el Tríduo Pascual con un Tenebrario"
.

Según nuestro amigo, todo esto se debió al establecimiento del Calendario Romano antiguo por medio de la Arquidiosesis de México, a la que se adscribió el obispado de Santiago de Guatemala de 1545 a 1743, con independencia del Concilio de Trento que era una Referencia de la Iglesia Universal pero no de Mesoamérica, donde los Arzobispos de México tenían la Representacion directa del Papa.

Acá podemos inferir fácilmente, que el origen de las Velaciones izalqueñas, sea efectivamente la influencia que tenga el occidente salvadoreño con Guatemala. Aunque muy obviamente las nuestras, nos muestran matices que no vemos en tierras chapinas.

Pero acá nace una interrogante muy digna de considerar ¿Por qué sólo en Izalco existen las Velaciones y no en todo el occidente salvadoreño?

Esto es algo muy difícil de develar.


Altar de Velación. Cuaresma 2011 en el barrio de San Sebastián
Bajo el plato, el tradicional petate con las flores de coyol a ser entregadas a los visitantes
Y, hablando precisamente de esas particularidades únicas de las Velaciones nuestras, hay que decir que lo folclórico del caso, inicia precisamente al momento en que los devotos hacen su visita al Nazareno: ingresan a la casa de Velación, depositan su respectiva limosna, y al hacer esto, les es estregada una flor de coyol o corozo -primera fotografía hacia la derecha-.

Acto seguido, ya con flor en mano, se dirigen al sitio de la Velación que se ha destinado especialmente para el reparto de chilate y dulces de frutas de la época -mangos, jocotes, plátanos, papayas, etc-, o melcochas, generalmente esto, bajo la enramada. Se presentan con dicha flor y de forma gratuita reciben su porción respectiva, incluso, pueden pedir tantas porciones como deseen.

De ahí que de manera "informal", las nuevas generaciones de izalqueños, refieran como "la chilatiada" a las Velas de Jesús Nazareno, que no nos cansamos en señalar, son UNICAS A NIVEL NACIONAL. Pasan frente a la mirada de propios y extraños, los peroles con el chilate hirviendo -antes grandes ollas de barro-, que ha sido recién sacado del fuego, así como también, los huacales de morro en los que por tradición, ha de ingerirse la emblemática bebida.

Junto al chilate, igualmente, la vista y el paladar se deleitan con las porciones de los citados dulces que han sido "arreglados" para los "presentes" que se han de llevar especialmente a la casa de algún devoto-a, a título personal del oferente de la Vela.

Y por las calles, la infaltable escena de grupos de cipotes quienes con sus picheles plásticos en mano y las respectivas porciones de dulces en sus huacalitos de morro, acompañados de su mística flor de coyol y/o de corozo, han de tocar a las puertas de los izalqueños, dando el aviso tradicional

"¡El Chilate de Jesús Nazareno!!!", llamado al que los habitantes acuden, tomando el "presente" y dando la respectiva limosna que igualmente, tendrá como destino la Vela del Señor; se trata pues, del tradicional "reparto del chilate". Veamos cómo Don Tito Velásquez nos narra los hechos:
"Deposita su limosna y recibe la flor."


"Presente" a ser entregado.

"Desde tempranas horas del domingo grupos de muchachas y de niños recorren las calles de Izalco para ofrecer de casa en casa "el chilate de Jesús" a cambio de limosnas.

Los niños llegan a las casas con el chilate en "batidores" de loza (barro cocido) y el dulce de guineo y la melcocha en huacalitos de morro.

Las jovencitas les esperan a cierta distancia con los cántaros donde cargan el chilate destinado a repartirse en la zona".
SIC


Preparando el chilate. Cuaresma de 2011 en el barrio San Sebastián
Salvo el dato de los batidores de barro, cuyo uso ha sido sustituido por depósitos plásticos, todo el relato anterior, coincide a los hechos de nuestros días. El cambio se debe, me cuenta Franklin Velásquez, Ex-Presidente de la Hermandad, a que actualmente cuesta encontrar los citados batidores ya que poco se fabrican y a esto se suma, que por descuido y/o mal uso, los depósitos de barro fácilmente se quiebran y saldría caro estar sustituyéndolos cada vez que se dañen.

Lastimosamente tal y como ha sucedido con muchos enseres tradicionales, el cambio por el material plástico resulta ser no sólo más durarero, sino que también económico, aunque con ello se pierda algo en la tradición, apunta. Durante todo el día, hasta las diez de la noche, la casa de Velación recibe al pueblo en su visita al Señor.

Regularmente caída la tarde, se realiza un pequeño concierto de marchas fúnebres en vivo; a estas horas, la concurrencia es más que notoria, ya que gentes de todos los barrios del pueblo, incluso de fuera de Izalco, asisten a contemplar a la Imagen y a deleitarse con su respectiva porción de la singular bebida. ESCENA ÚNICA A NIVEL NACIONAL!

Pero Don Tito Velásquez, nos da más datos que son dignos de tomar en cuenta, a fín de intentar descubrir el sentido de todo esto: "El reparto de chilate en las velas de Jesús tiene un profundo significado esotérico pues dicha bebida típica representa el Dios Nueve de los Mayas, que en uno de sus aspectos equivale al Espíritu Santo de los católicos.

Como no debemos revelar más de lo que es dable o permitido revelar, solamente diremos que -de acuerdo a los efectos de dicha bebida en nuestro organismo- el Espíritu Santo no puede estar mejor representado que en el chilate."
SIC Teorización ésta, no aceptada por algunos, pero que se suma a nuestra investigación y que quiérase o no, debe considerarse.

Ahora, abordemos el término "Vela" o "Velación" propiamente dicho. Viajando a Guatemala, vemos cómo es fácil interpretar el nombre de esta "exposición" del Nazareno, ya que efectivamente se colocan en sus Altares, grandes Velas de cera encendidas; una tradición que según los chapines mismos, es herencia de su cultura ancestral, a la que dan diversos significados.

Recordemos que el sentido de la "Luz" es muy importante en los asuntos místicos de nuestras religiones.
Para el caso izalqueño, en el Altar de la Velación, han de colocarse igualmente, una o varias velas encendidas, las que deben permanecer así, durante todo el tiempo en el que Jesús Nazareno permanezca en el sitio de la Velación y esto es lo que da sentido al nombre de la actividad, lo cual generalmente pasa desapercibido por los visitantes y por ello, muy pocos saben explicar el significado de una Vela en sí misma.

Se trata de contemplar al Señor, estar "en Vela con Él, tal y como se lo pidió a sus discípulos antes de ser capturado" y a la vez prepararse para la Procesión.

Don Felipe Pilía Chile, anciano de Izalco, me asegura que "antes", entendemos esto como a finales del siglo XIX y principios del XX, se ponían las respectivas Velas grandes de cera en el Altar o un cirio grande y agrega que era toda la noche que Jesús era "Velado" por el pueblo devoto.

A nuestro pesar lamentablemente, no existe información con respecto al uso del chilate y dulces durante las Velas en ese tiempo, aunque de igual manera Don Lipe, me cuenta que "se toma chilate, porque es amargo tal y como lo fue el dolor y Sacrificio de Cristo y con los dulces lo podemos ingerir como símbolo de la bondad de Cristo mismo", y agrega:

"No podemos tomar otra bebida que no sea del maíz, nuestro alimento sagrado y por eso se acompaña de los frutos de la tierra como mangos, plátanos, jocotes, papayas y melcochas, todos regalos de la tierra para los hombres".

No podemos pasar por alto, una costumbre chapina que se documenta en un artículo de La Prensa Libre, titulado "Tradiciones que se practican en la provincia", con fecha 17 de abril de 2011, en el que en uno de sus párrafos literalmente reza: "En la cabecera de Chiquimula se lleva a cabo el lavado de ropa el último Sábado de Cuaresma, por parte de los integrantes de la Hermandad del Señor Sepultado, cuando comparten una bebida conocida como chilate." SIC


Reparto de Chilate. Cuaresma de 2010
Preguntando sobre ello, un vecino de Guatemala me informó que esa bebida, difiere en grado sumo con respecto a la nuestra, señalando que "ésta, es preparada con maíz cocido, yemas de huevo, dulce de panela, hielo, y el agua que utilizaron para lavar las ropas que vistió la imagen del Señor Sepultado un año antes."

Por ello, no podemos decir que nuestra tradición del chilate en las Velaciones, tenga algo que ver ésta en el vecino país. Sumamos a todo esto, que todavía en los años 80 del siglo pasado recordamos cómo incluso había Velas los días Jueves de Cuaresma, por lo que la actividad de la HJN era muy considerable.

También es de suma importancia citar, que Velas se hacían a Jesús de Dolores por parte de sus devotos ladinos, las que han dejado de realizarse.

Solamente a Jesús de las Once, nadie recuerda que haya sido Velado alguna vez. Aún hoy, la Hermandad de Jesús Nazareno realiza una Velación Oficial, el día Lunes Santo dentro de los recintos de la Ermita de Jesús.

Esta Vela, señalan los ancianos del pueblo, efectivamente siempre se realizó para esa fecha, en los distintos lugares donde la extinta Cofradía existió, ya que como sabemos, la Imagen andubo errante en distintas partes del pueblo previa construcción de su Templo, hacia principios de los años sesentas del siglo pasado; incluso, estuvo en el barrio ladino de Dolores según algunos apuntes.

En cuanto a esta Velación oficial de Lunes Santo, el Prof. Calvo, apunta: "El Lunes Santo, es La Velación Mayor de Jesús Nazareno en La Mayordomía, es motivo de actividades desde las 4 de la madrugada; desde tempranas horas hacen acto de presencia al más alto nivel La Comitiva del Señor Alcalde del Común, como Jefe supremo con Autoridad y mando sobre todas Las Cofradías.

Durante el día las 28 Comitivas de Cofradías participan con las distintas capas sociales indígenas de la época, por la noche se mezclan los inditos, mestizos y ladinos depocitando su limosna ante Jesús Nazareno, a camvio reciben y toman chilate con dulce de melcocha gozando de un cielo estrellado en aquellas noches de luna llena, sentados en las raíces de los árboles en los cercos de piedra, enmedio de los ranchos de paja"
. SIC

Me cuenta Don Alejandro Leme que antes, el Altar de Lunes Santo no se quitaba, ya que se usaba Miércoles Santo también. Ahí se colocaba a Jesús tras la Procesión de ese día.

A la media noche que se alistaba el Anda para la Procesión de los Cristos, entonces era desarmado por el poco espacio del Templo. Pero no recuerda si esto se hacía cuando Jesús andubo errante por el pueblo.

Volviendo a nuestra descripción de las actividades actuales, diremos que finalizada la Vela y llegado el lunes, al caer la tarde, es tradición realizar en la casa de Velación, un rezo dedicado a Jesús Nazareno y dar así por clausurada la Velación.

Para ello, el oferente ha de invitar a las gentes del barrio; al finalizar, se ofrecen los tamales o ticucos tradicionales acompañados del infaltable café. Luego, a las 7 de la noche, la Imagen es trasladada como ya apuntamos, a su Ermita y con ello se dan por finalizadas todas las actividades.

Imposible dejar de anotar, es cómo tras el Anda Procesional, vemos en esta Pasada de lunes, al oferente de la Vela portando en sus brazos el plato que sirvió para recoger las limosnas el día anterior y que fuera colocado en el Altar; sobre éste, yacen dobladas las ropas que El Nazareno lució durante la Velación. ¡Así es la tradición!
Tras la búsqueda de más datos, tengo una amena charla con Doña Rosa Eva Recinos de 68 años, quien en la Cuaresma de 2001, tuvo el honor de recibir a Jesús Nazareno en su casa de habitación; le pregunto sobre la logística y aprovecho para pedirle me proporcione información sobre la cantidad de insumos necesarios para poder realizar una Vela.

Aclaramos que las cantidades a exponer, son las equivalentes a las utilizadas en la Velación que estuvo a cargo de nuestra querida entrevistada, por lo que los datos proporcionados obviamente, no serán los mismos para todas la Velas, ya que lo requerido dependerá de muchos factores para poder realizar esta actividad. Iniciamos pues, nuestra plática: "Niña Rosita, cuénteme de todo lo necesario para "tener a Jesús":

"Mire, ya desde el martes previo a la Vela, se comienza el movimiento, porque ese día hay que comenzar a hacer el dulce y se presentan "las chilateras" para que ellas pidan las cosas que se van a necesitar para el chilate...

en mi caso, se compró lo siguiente: 4 arrobas de maíz -para sacar 3 peroladas de chilate., 1 arroba de arroz -para espesarlo y que abunde más-, carga y media de atados de dulce -del grande-, 150 papayas sazonas, 500 plátanos, 200 mangos sazones, 20 libras de chilacayote, 20 libras de azúcar, 10 libras de jengibre, 8 libras de pimienta gorda, 500 melcochas pequeñas, pante y medio de leña, 2 libras de canela... todo eso sólo para chilate y dulces...

Luego, hay que considerar que se da desayuno, almuerzo y cena a "las chilateras" y el día de la Vela, igualmente los 3 tiempos a los de la Hermandad que cuidan al Señor; también se da la cena de los músicos. Para eso necesité 12 libras de maíz para las tortillas y 25 libras de arroz; se compra todo lo que se les va a cocinar... para mandar los "Presentes" de chilate, ya el día de la Vela, necesité 400 bandejitas de durapax y las servilletas respectivas.

Muy importante es que sepa usted, que para recibir al Señor, se compran 2 petates para colocarlo a Él sobre ellos, porque nunca se pone directamente en el suelo; también se debe comprar las Velas para ponérselas ya desde el Sábado que se recibe, hasta el Lunes que se entrega al Señor. Esa luz, debe permanecer encendida siempre...

Para las 2 Pasadas, la de Sábado y la de Lunes, se compran las candelas que se le da a la gente que acompaña a Jesús; yo necesité 200 candelas para los 2 días esos... también, hay que poner los 2 Jardines para sábado y lunes, el gasto depende de cómo uno quiere el Jardín... igual es el gasto del Altar, depende de cómo uno lo quiera así es lo que se necesita comprar.

Para las marchas de las 2 Pasadas, se debe gastar en el transporte de los músicos, si es que no se va a emplear a la Banda Municipal; yo traje a la Banda Regimental de Sonsonate. Son tantas cosas... la ramada igual, hay que mandarla hacer porque sin eso, la tradición ya no es igual.. también hay que comprar las pacayas de coyol y corozo para darlas en la Vela y también para ponerlas en los "Presentes"... el lunes a las 4, hay que hacer el rezo; para ese día; yo di tiucos con café, hice 200 para que me alcanzaran...

como puede ver, el gasto es grande, pero es muchísimo más grande, el honor de tener al Señor y luego, vienen las abundantes bendiciones que Él concede, porque uno hace todo esto por devoción sincera y no importa el cansancio y todo lo que haya que hacer para tener ese privilegio..."


Mejor que esas palabras, imposible, para que tengamos idea de todo lo que conlleva realizar una Vela a Jesús Nazareno; obviamente, los detalles son muchos y narrar toda la logística sería muy difílcil estamparlo en estas líneas; pero deseo que ahora mis lectores, sepan de todo lo que hay detrás, cuando visitamos a Jesús en los hogares izalqueños.

Una huacalada de chilate con su respectivo dulce, es sinónimo no sólo de tradición, sino de AMOR Y DEVOCIÓN A JESUS NAZARENO. El procedimiento a seguir para poder tener el honor de recibir a Jesús Nazareno en nuestras casas es el siguiente: los interesados deberán abocarse personalmente al Templo de Jesús Nazareno y hacer la solicitud respectiva con toda la formalidad del caso. Los encargados anotarán la solicitud y verán la viavilidad del caso según calendario. Muchas veces, el interesado espera hasta 3 años para poder hacer realidad su deseo de "tener a Jesús", como popularmente decimos en Izalco.

Llegada la Cuaresma, la Hermandad hace público el Calendario de Velas respectivo del año en curso, a fin de que el pueblo sepa los distintos lugares de las Velaciones.